Vibración focal

Un paseo, un viaje en coche, una palmada en la espalda, un apretón de mano. MondLa ha documentado la eficacia en diversos estudios públicos en las revistas de “impact factor”. Para citar algunos ejemplos: o quien nos rodea continuamente nos somete a diferentes estímulos, muchos de los cuales son atribuibles a fenómenos vibratorios mecánicos.
El impacto de los pasos en el suelo, el giro de las ruedas de un automóvil percibido a través del asiento o la onda de choque que se propaga a través del cuerpo después de un impacto, generan vibraciones que el organismo percibe y analiza generando un retroalimentación.

¿Pero qué es una vibración? Podemos describirlo como un movimiento oscilatorio centrado en un punto de equilibrio; Por ejemplo, el movimiento de un péndulo representa un buen ejemplo de oscilación. El entorno que nos rodea está impregnado de vibraciones: el sonido, por ejemplo, es de hecho una vibración transmitida a través del aire. Nuestro cuerpo está literalmente rociado con mecanismos capaces de percibir muchos tipos de vibraciones a pesar de que estamos lejos de percibirlos a todos.

Para comprender qué tipos de vibraciones afectan el cuerpo humano, podemos comenzar a definir las variables básicas que describen una vibración: frecuencia y amplitud.

V Plus

La frecuencia mide la cantidad de oscilaciones que ocurren por segundo, es decir, la cantidad de ciclos en la unidad de tiempo.

En el caso del péndulo de un reloj, el movimiento oscilatorio ocurre una vez por segundo, es decir, a la frecuencia de 1 hertz (Hz). Si, absurdamente, el mecanismo del péndulo se acelera hasta completar 2 oscilaciones por segundo, podríamos hablar de 2 Hz, etc. El rango de sonidos generalmente percibidos por el oído humano varía de 20 a 20,000 Hz. Por lo tanto, cuando se escucha un sonido, el oído envía una señal con diferentes características al sistema nervioso central dependiendo del tipo de vibración que recibe: por ejemplo, el El sonido de un tambor que resuena a 40 Hz no es lo mismo que percibimos al escuchar un silbido que resuena a más de 10,000 Hz.

La segunda variable, o la amplitud, mide la distancia recorrida por un punto identificado dentro del elemento vibrante, comenzando desde su punto de equilibrio hasta el punto donde revertirá su movimiento y comenzará a acercarse de vuelta al punto de equilibrio.

grafico oscillazione

En el caso del péndulo antes mencionado, no sería aparte de la distancia recorrida desde su punto de equilibrio hasta el punto donde el péndulo comenzará a invertir su dirección de desplazamiento.
En el caso de las ondas sonoras, cuanto más amplias sean, más intensidad de sonido generarán; en cambio, a medida que disminuye su amplitud, será más y más difícil para el oído poder percibirlas.

Además de los sonidos, existen otros tipos de vibraciones que pueden estimular el cuerpo; de hecho en el cuerpo tenemos diferentes tipos de mecanorreceptores, distribuidos en diferentes partes del cuerpo, capaces de capturar estas señales y clasificarlas en varias formas: una de ellas se basa en su composición anatómica y la de su comportamiento mecánico-eléctrico.

Es como los interruptores, dependiendo del tipo de componentes y su disposición, los receptores pueden ser operados de diferentes estímulos.

En base a esta clasificación, los diferentes tipos de mecanorreceptores son susceptibles a diferentes tipos de estímulo mecánico. El papel preciso de cada tipo de mecánorreceptores sigue siendo un tema de discusión y profundización en la comunidad científica.

Sin embargo, numerosos estudios publicados en más de medio siglo nos permiten afirmar que mecarreceptores diferentes que se comportan de manera relativamente selectiva con respecto al tipo de estímulo mecánico / vibratorio al que están sometidos; mientras que el sistema funcional al que pertenecen identifica el camino sensorial de las señales aferentes desencadenadas consecuentemente por el estímulo y, como resultado, esto condicion el feedback de respouesta.

pacini

Por ejemplo, los corpúsculos de Pacini son receptores sensibles a frecuencias vibratorias más altas que los otros mecanorreceptores  y se definen como adaptación rápida; son capaces de hacer que su potencial de acción repose en unos pocos milisegundos.

En la literatura, autores como Loewenstein y Skalak, en la década de 1960, observaron y describieron el modelo mecánico de estos corpúsculos, mientras que autores como Ferrington, Nail o Rowe, en la década siguiente analizaron y describieron la influencia que estos corpúsculos pueden tener en la percepción sensorial en relación con los diferentes tipos de estímulo mecánico que destacan una sensibilidad particular de estos corpúsculos a frecuencias entre 40 Hz y 1000 Hz; identificando la frecuencia más eficiente para estimularlos alrededor de 300 Hz. En la década de 1990 se publicó una revisión sistemática relacionada con este tipo de corpúsculo y, entre los diversos temas, se destaca cómo desde un punto de vista anatómico se ubican en diferentes partes del cuerpo, incluidos los tendones, las bandas musculares y los órganos internos a pesar de la concentración más alta tanto en la dermis profunda de las manos como en particular en la punta de los dedos.

Otros tipos de corpúsculos son, por ejemplo, los de Meissner, también de adaptación rápida y particularmente sensible al movimiento o los de Merkel, definidos de adaptación lenta, son más sensibles al estímulo de presión; finalmente los corpúsculos de Ruffini, además de tener un papel en la detección de temperatura, también de adaptación lenta, son sensibles al estiramiento y localizados en la dermis profunda y en las articulaciones, son capaces de detectar el estado de tensión de los tejidos que proporcionan información esencial para el SNC permitiendo así adaptar el movimiento.

La percepción táctil y la adaptación propioceptiva son el resultado de la síntesis.
de la información que estos receptores envían al sistema nervioso central que, además de analizar esta información, envía impulsos eferentes al sistema nervioso periférico para desencadenar una adaptación.

El papel clínico de estos receptores es ampliamente discutido en la literatura y todavía queda mucho por descubrir. Pueden ser analizados como un elemento.
predictivo de una patología, por ejemplo, cuando presentan una morfología anormal o reaccionan anormalmente a estímulos o, por el contrario, también pueden ser utilizados como un canal de comunicación útil para desencadenar un estímulo informativo y generar una respuesta adaptativa en el sistema nervioso Central.

Los efectos de la vibración en el cuerpo humano se han estudiado y publicado durante más de un siglo. Los estudios más recientes han profundizado cómo el estímulo vibratorio es capaz de generar efectos positivos en el cuerpo.

En el campo terapéutico es posible distinguir la vibración utilizando dos discriminantes principales: la frecuencia y la zona del cuerpo a la que se aplica. Según la frecuencia, se pueden identificar los estímulos de alta frecuencia, es decir por encima de 70 Hz  y estímulos de baja frecuencia, hasta 70 Hz.
Según la zona del cuerpo tratada, la literatura habla sobre:

  • Vibración corporal, en caso de que el estímulo afecte a todo el cuerpo, principalmente desde las extremidades inferiores cuya estructura se utiliza como caja de resonancia para transmitir el estímulo al resto del cuerpo;
  • Vibración focal, en caso de que el estímulo afecte a una parte específica del cuerpo a través de transductores especiales. Si al concepto de vibración focal se agrega el concepto de protocolo, también podemos hablar de “vibración focal repetida”.

La diferencia básica entre la vibración focal y la corporal radica en dos elementos interconectados: resonancia y difusión del estímulo.

vplus vibrazionefocale

En cuanto al primer elemento, hace que el cuerpo vibre usando un estímulo vibratorio aplicado a las extremidades, debido a las características mecánicas de los tejidos, que tienen diferente rigidez, cuando se aplica la vibración corporal, genera una vibración que resuena a diferentes frecuencias en los diferentes tejidos según su rigidez, haciendo que sea difícil proporcionar un estímulo selectivo y controlado.

En cuanto al segundo elemento, la amplitud de la vibración necesaria para ejercer un estímulo que afecte a una buena parte del cuerpo, a menudo aparecen contraindicaciones que limitan el uso de este tipo de estímulo.

En el caso de la vibración focal, es posible controlar tanto la frecuencia como la amplitud de forma precisa en los puntos donde se necesita el estímulo vibratorio, reduciendo al mínimo las contraindicaciones y permitiendo una mejor selectividad.

VPlus

Los campos aplicativos son amplios y cada año se publican nuevos estudio que describen el uso de la vibración en nuevas ramas de la medicina.

Hasta la fecha, la terapia ha dado resultados prometedores en varios campos: uso posterior al accidente cerebrovascular (ictus), rehabilitación posquirúrgica, osteoporosis, daño al sistema nervioso periférico, atrofia muscular, rehabilitación ortopédica, geriatría, rendimiento deportivo.

Las razones aducidas y estudiadas que permiten alcanzar el resultado terapéutico.

generalmente se atribuyen a dos macro categorías de reacciones inducidas:

  • Modificación de algunos parámetros hormonales después del estímulo, como para algunos factores de crecimiento y para cortisol;
  • Modificación de la plasticidad del sistema nervioso central que ocurre con diferentes modulaciones dependiendo de si las personas sanas o los pacientes afectados son tratados de discapacidad motora temporal.

Si estás interesado en profundizar en el tema, deseas recibir información sobre nuestros productos o deseas profundizar en la bibliografía sobre vibración focal, solicitanos información