Electrodos resistivos

Con una nueva forma ergonómica diseñada específicamente para maximizar las superficies de contacto, los electrodos resistivos del modelo T-Plus permiten una transferencia de energía más eficiente que permite al operador, cuando sea necesario, utilizar toda la potencia disponible por el instrumento. Se deslizan perfectamente a lo largo de cualquier superficie variable del cuerpo y al mismo tiempo permiten un posicionamiento cómodo cuando es necesario combinar la movilización articular con el tratamiento.

Categoría:

Descripción

Este tipo de electrodos permite que el campo electromagnético generado por el equipo se transfiera directamente a los tejidos.
Las cargas que componen el campo eléctrico pasan a través del cuerpo y parte de la energía que “transportan” se transforma, por efecto joule, en energía térmica que a su vez tenderá a aumentar la temperatura de las areas de tejido incluidas entre la placa de retorno y el electrodo. Este fenómeno será preponderante y significativo desde un punto de vista terapéutico en las areas de tejido que ofrecen la mayor resistencia eléctrica al campo electromagnético. La mayoría de las veces esto ocurre cerca de huesos, articulaciones, tendones, ligamentos y otros tejidos con características eléctricas similares.

El resto de la energía “transportada” por las cargas activa otros mecanismos comúnmente llamados “efectos eléctricos”, es decir, aquellos efectos en el tejido que están vinculados al paso de una corriente dentro de los tejidos y son estimulados independientemente del efecto térmico. Entre estos, el más relevante es la regeneración de tejidos que en el ámbito académico, a menudo se describe como un efecto de “cura”.

La forma, la posición, los materiales y el tamaño de los electrodos juegan un papel muy importante al brindarle al terapeuta la oportunidad de controlar dónde ocurrirán los efectos térmicos y dónde ocurrirán los no térmicos.

Solicitar información